Información

¡Lo más vendido!

- Foto: Glorimar Anibarro
 
Alimentación incorrecta y falta de ejercicio trae como consecuencia un gato obeso. También desarrolla diabetes e hipoglucemia. 

La condición que ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan a números peligrosos se conoce como hipoglucemia. Tanto el hígado como el páncreas pueden afectar la situación:
• El páncreas se activa en exceso y comienza a producir más insulina de la necesaria.
• El hígado, por su parte, produce la proteína que elimina el exceso de insulina en la sangre. Cuando la proteína no se produce, la insulina se neutraliza como grasa en lugar de energía.

La hipoglucemia, si no es tratada a tiempo, se puede convertir en diabetes. Ambas son condiciones serias que pueden desarrollarse en gatos de cualquier edad y sin tratamiento pueden causar la muerte.

Síntomas: Si notas alguno de éstos síntomas en tu gato, llévalo al veterinario de inmediato. Muchos de los síntomas pueden confundirse con otras enfermedades. Sólo el veterinario puede diagnosticar el problema correctamente.
• Depresión o ansiedad
• Hambre constante (gato obeso)
• Pérdida de apetito
• Desorientación
• Dificultad al caminar
• Visión nublada
• Debilidad o falta de energía
• Temblores
• Convulsiones y/o desmayos
• Coma

Causas: Problemas del hígado o del páncreas surgen como contestación a otras condiciones exteriores.

Comida: esta juega un rol importante en el desarrollo de la condición. La comida seca tiene sus ventajas pero la desventaja gigantesca es que su preparación requiere incluir cereales y carbohidratos para logar su consistencia. Todos estos ingredientes se convierten en azúcar al ser digeridos.

El gato recibe un exceso de azúcar cada vez que ingiere su alimento. Y si el minino es susceptible a padecer de diabetes, sea por genética o por modo de vida, la comida seca ayuda a acelerar el proceso.

NOTA: Recuerda que la dieta natural del gato es estrictamente carnívora. El minino no necesita carbohidratos para llevar una vida saludable. El alimentarlo con comida que sus mayores ingredientes son carbohidratos y derivados de carne no le provee una dieta saludable.

• El gato no ha querido comer o ha vomitado toda su comida. Su sistema queda vacío y causa falta de balance en su nivel de sangre.

• Cantidad errónea de insulina: Si el gato es diabético y se le ha inyectado la cantidad errónea de insulina, puede desarrollar hipoglucemia.

• Ejercicio excesivo sin alimentarse

Tratamiento: Una vez el veterinario examine al minino y diagnostique la condición pasamos al tratamiento. Mantener la hipoglucemia bajo control no es difícil, necesitas prestar más atención a la rutina del gatito y el consumo de azúcar.

• Cambia a comida enlatada: Lee bien las etiquetas de las latas y asegúrate de que no contengan azúcar o aditivos entre sus ingredientes.

• Menos cantidad, más veces al día: Darle 4 comidas pequeñas al día lo mantiene alimentado todo el tiempo evitando así que se alteren sus niveles de azúcar.

• Ejercita a tu gato diariamente.

PARA EMERGENCIAS: el ataque de hipoglucemia no siempre avisa. En ocasiones llega sin esperar. Por esto debes estar preparado para ayudar al gato a superar el momento. Aquí unos consejos.

Observa a tu gato: Cuando la azúcar no está nivelada, el gato (como las personas que padecen de la condición) cambia su apariencia. Tú lo conoces mejor que nadie.

• Si notas al gato perdido, torpe o desorientado: ofrécele de su comida.

Jarabe, almíbar o miel siempre a la mano: Una cucharadita de almíbar combinada con su comida ayudará a nivelar el azúcar. Manténlo bajo observación hasta que se normalice.

Si el gato se está desmayando o convulsando: NO lo fuerces a comer o tomar almíbar, se puede ahogar. Mejor aplícale un poco de almíbar en sus encías y debajo de la lengua (con mucho cuidado pues en su estado te puede morder). Llama al veterinario.